Skip to main content

CASAS CAMPESTRES, TODO UN ESTILO DE VIDA

CASAS CAMPESTRES, TODO UN ESTILO DE VIDA

Se acerca el preámbulo de unas merecidas vacaciones. Cuando se tiene una casa de campo, esos descansos pueden extenderse del fin de año a los ‘puentes’ y a cualquier fin de semana.

La buena noticia: en Cundinamarca hay casas de campo para todos los presupuestos y todas las necesidades por lo que cada vez toman más fuerza entre los compradores de finca raíz que quieren ‘huir’ de la contaminación y la congestión de las capitales.

“Las familias buscan un refugio para alejarse del estrés citadino pero, claro está, sin perder las comodidades de la ciudad de la que quieren escapar”, explica Claudia Jaramillo, gerente de Avalon Hills.

Este concepto lo comparte Johana Muñoz, de la constructora La Mansión. Ella agrega que “la belleza del entorno natural y la pureza del medioambiente es el valor agregado que buscan quienes deciden invertir en una casa fuera o en los alrededores de Bogotá”.

Esto, justamente, es lo que hace que este tipo de propiedades tengan una amplía gama de inversionistas, que van desde los amantes de las haciendas hasta quienes deciden vivir en las afueras de la ciudad.

Así, cada vez es más fácil y cómodo tener una propiedad campestre con otros beneficios más allá de la vista y la naturaleza. En este tipo de bienes, ya es habitual que los constructores ofrezcan todo el concepto del club house, es decir salón social con piscina, sauna, turco, gimnasio con tecnología de punta, además de canchas de squash y tenis, juegos infantiles, senderos peatonales, zona de BBQ o jaula de golf.

Haciendas en propiedad horizontal

Para aquellos que prefieren el concepto de la finca, también hay opciones con caballerizas, lago para pesca deportiva, bosques tropicales, quebradas, orquídeas y frutales en zonas que, además, ofrece deportes extremos como rapel, rafting, ciclomontañismo y expediciones 4×4.

En cualquier caso, lo importante es que allí se diseña con una arquitectura campestre pero también contemporánea que se integra con el paisaje para tener el mayor respeto por el entorno.

No obstante, todos estos ‘gusticos’ tienen unos costos de mantenimiento que la figura de la propiedad horizontal está ayudando a solventar.

De hecho, el costo permanente de sostener tanto al administrador como la seguridad, los servicios públicos y las reparaciones locativas es una de las razones que frenan la decisión de compra de los interesados.

Al tener tanto la piscina como las demás zonas y equipos en propiedad común se comparten los gastos, lo que hace que resulte mucho más económico el sostenimiento, sin mencionar que no es lo mismo quedar en manos del ‘cuidandero’ que tener el respaldo que ofrecen las compañías expertas en manejar bienes en propiedad horizontal.

De hecho, esa figura ha evolucionado al punto que los desarrolladores de unidades de alto costo han decidido vender la propiedad de manera compartida entre varias familias. Las haciendas se entregan totalmente amobladas y los compradores se distribuyen las diferentes semanas del año.

Así, el menaje privado de cada familia se queda en un depósito para que no sea necesario transportar nada.

Cada vez más tiempo en las casas campestres

Prolongar el tiempo de descanso y el uso y goce de las propiedades campestres es una tendencia cada vez más marcada gracias a los adelantos tecnológicos.

“Los pensionados son los primeros privilegiados que disfrutan verdaderamente al invertir en inmuebles en climas cálidos pues, los de hoy, pertenecen a la generación más educada y con mayor poder adquisitivo del país”, dice Andrés Correa, gerente del proyecto Palmas de Iraka.

“Los pensionados de hoy dejan de ser empleados pero continúan como consultores y asesores porque su conocimiento es altamente valorado y esas son labores que se pueden hacer desde cualquier lugar del país, gracias al avance de las comunicaciones y el internet”, agrega este arquitecto quien considera que la nueva generación de jubilados disfruta esta nueva etapa de la vida de una forma completamente diferente a la de las décadas anteriores.

De hecho, son ellos quienes recomiendan a sus hijos y a sus nietos sobre dónde adquirir sus viviendas y, muchas veces, les aportan la cuota inicial para que puedan comprar. Precisamente por ello, agrega Correa, los diseños arquitectónicos deben obedecer a las nuevas necesidades de esos pensionados que continúan totalmente activos física y económicamente.

Entonces, además de las zonas de recreación, deportivas y comunales, se diseñan casas con terrazas cubiertas en generosas áreas, alcobas con balcones y zonas disponibles para otro tipo de actividades complementarias como el jacuzzi o el BBQ. Todo con diseños clásicos pero contemporáneos y con las instalaciones y conexiones de voz y datos para adecuar cualquier aparato tecnológico.

“El mercado se mueve a cubrir la demanda de todo tipo de pensionado, con diferentes rangos de ingresos, que buscan una segunda vivienda que les ofrezca alternativas de entretenimiento acordes con la vida activa y moderna”, explica el arquitecto.

Este tipo de segunda vivienda especializada se desarrolla en municipios con climas cálidos y todas las garantías de seguridad e infraestructura física y médica y a máximo dos horas de Bogotá, como Villeta y La Mesa.

Estilo de vida campestre

El fenómeno de trabajar desde la distancia está generando un fenómeno en los alrededores de Bogotá. Diseñadores, fotógrafos, artistas, cirujanos, consultores, asesores y trabajadores independientes, así como altos gerentes de multinacionales que no deben cumplir horario ni estar todo el tiempo dentro de una oficina, le están apostando al estilo de vida campestre.

“Las familias jóvenes con hijos pequeños quieren que ellos crezcan respirando aire puro y puedan, como lo hicimos en la generación anterior, jugar con sus amigos o montar en bicicleta en frente de la casa sin que corran peligro”, explica Claudia Jaramillo, gerente de la firma desarrolladora de proyectos campestres.

Ellos quieren que los pequeños tengan la posibilidad de alejarse voluntariamente del mundo virtual del computador para tener aventuras reales, por ello buscan una vivienda con la mayor cantidad de zonas verdes y bosque nativo con sus quebradas, que son bastante generosas en los proyectos de municipios como Chía, Cajicá, Cota, Sopó y La Calera.

De hecho, también se están trasladando porque los colegios bilingües se están instalando en las afueras de La Capital y no quieren que sus hijos deban salir a las 5:00 a.m. para estar dos horas dentro del bus escolar.

“Un grupo importante de familias busca huir del bullicio de Bogotá pero también quiere disfrutar de las comodidades urbanas por eso los proyectos se complementan con canchas de tenis, squash, piscina y otras zonas húmedas, zonas de BBQ y juegos infantiles”, agrega la gerente de Avalon Hills, que cuenta con 17.000 metros de zonas verdes y bosque nativo.

El otro factor benéfico es que el costo por metro cuadrado es menor frente al de Bogotá y los servicios públicos son mucho más económicos, lo que también incide de forma benéfica sobre el precio de las cuotas mensuales de administración. Esto permite adquirir bienes de áreas mayores, con parcela y con menores costos de sostenimiento.

De hecho, se espera que con la ampliación de la Autopista Norte mejore sustancialmente la velocidad del flujo vehicular. No obstante, quienes le apostaron a este estilo de vida, han aprendido a sobrellevar los trancones y se movilizan en horas diferentes a las ‘pico’.

0
0
1
1175
6468
Araujo y Segovia
53
15
7628
14.0

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Fuente: http://propiedadesyremodelacion.com/